Brillo e iluminación: Cuán potentes deberían ser mis tiras de LED